Reparto mediante drones ¿Realidad o utopía?

La última milla se está convirtiendo en un quebradero de cabeza para los operadores logísticos; y siempre que se habla de su futuro salen a relucir los drones como medio de reparto. Pero ¿es una realidad viable a corto y medio plazo?

Está claro que suponen una notable reducción en los tiempos de entrega de los paquetes, las reducciones en las emisiones de CO2… Pero no todo es siempre tan bonito como te lo pintan, ya que existen una serie de barreras a tener en cuenta a la hora de su implantación.


  • Barreras normativas / Regulación vigente:

Unos de los principales problemas para el uso de drones en la logística es la restrictiva regulación a escala internacional del uso de este dispositivo en espacio aéreo. Además, la última ley que ha surgido en España y en la Unión Europea exige registrarse en la AESA, tener un certificado de piloto y tener contratado un seguro de responsabilidad civil.

Además, se exigen una serie de requisitos a la hora de utilizarlo:

- Debe de existir un operador humano en todo momento.

- La distancia máxima permitida entre el operador y el dron es de 100 metros.

- La altura máxima de vuelo es de 120 metros de altura.

- Peso máximo de carga autorizado es de 10 kg.



  • Seguridad:

Existe una serie de retos técnicos que no se ven a primera vista. La industria está tratando de resolver varios aspectos en materia de seguridad.

Al tratarse de un dispositivo electrónico está sujeto a sufrir fallos como cualquier otro y podría fallar en pleno vuelo y caer sobre cualquier peatón, casa o establecimiento y llegar a causar víctimas mortales o graves daños económicos.

Es por ello que casi todas las pruebas realizadas hasta ahora se han realizado en zonas despejadas como las afueras de las ciudades.

Otro aspecto de seguridad que preocupa a los usuarios es la vulnerabilidad de su seguridad debido a los sistemas GPS y cámaras que incorporan los drones para encontrar los domicilios y poder realizar las entregas.

Además, no todas las viviendas están adaptadas actualmente para el reparto con drones. Se deberían de adaptar numerosas infraestructuras para que todos los destinos serían accesibles.



  • La distancia:

El tiempo de autonomía de la actual tecnología de la que disponen los drones no es que tenga una larga autonomía que digamos y mucho menos duraría sin necesidad de cargar una jornada laboral entera. Esto sería una gran problemática en las grandes ciudades por las largas distancias.



 Peso:

Con la actual tecnología existente los drones solo logran soportar una carga máxima de 2,5 kg por trayecto. Y ¿Cuántos envíos hace tu ecommerce menores de ese peso? Porque seguramente la gran mayoría lo superen por lo que no podrías depender totalmente de los drones para todo el reparto y seguirías necesitando a los transportistas tradicionales. Entonces, ¿realmente compensa utilizar un dispositivo con tan poca capacidad de carga?



  • Barreras económicas:

Sí que es cierto que realizar un envío a través de un dron es más barato que realizarlo a través de un repartidor, pero ¿Te has parado a pensar en el gran desembolso económico que necesitarías para implementar estos dispositivos en tu negocio? Son realmente caros. Suponen una media de 3.000 euros por dispositivo, así como la contratación o formación de personal cualificado para su manejo. ¡Ah! Y suma el precio que costaría contratar un seguro de responsabilidad civil, un seguro para el dron (en caso de rotura, fallo, pérdida o robo), precio del cambio de piezas, precio de la creación de espacios de carga para el dron… No cualquier negocio puede asumir todos estos costes.


  • Puestos de trabajo / capital humano:

Aunque sería necesario seguir dependiendo de lo repartidores tradicionales para los envíos pesados y los de larga distancia, habría una pérdida de numerosos puestos de trabajo tanto de repartidores como de transportistas.

Y ¿Cómo gestionaría un dron la ausencia de un cliente en el punto de reparto?

¿quién llamaría al destinatario en caso de ausencia?



  • Tiempo atmosférico:

¿Qué pasaría un día de fuerte viento o precipitaciones intensas? ¿Se podría repartir esos días? Seguramente no. ¿Y qué harías por ejemplo en los meses de invierno cuando haya días que no puedas repartir con ello? Además, coincide con los meses de mayor volumen de trabajo: Black Friday, Cyber Monday, Navidades…

En conclusión, quién sabe si dentro de 30 años veremos como todos nuestros paquetes llegan por el aire, pero actualmente el uso de los drones para la logística de última milla no es una alternativa viable como hemos podido comprobar.



Con Alconor no tendrás que preocuparte de los tediosos problemas de la logística de última milla. Nosotros nos encargaremos por ti. Tendrás libertad, movilidad y tiempo para ti, para que solo tengas que centrarte en lo que realmente importa: vender.

Llámanos al 944 071 097 o escríbenos a info@alconor.net para conocer todas las ventajas de delegar la logística de tu eCommerce.



Etiquetas
Compartir
Posts relacionados
Logística inversa: ¿Qué es y qué ventajas tiene para mi ecommerce?
¿Cómo elegir correctamente a tu partner logístico?
¿Por qué deberías contratar un proveedor logístico fulfillment?